Cómo construir una fragua casera: guía completa

Cómo construir una fragua casera: guía completa
15 de noviembre de 2022 Edited Cargando... 7773 view(s) 13 min read
Cómo construir una fragua casera: guía completa

A lo largo de los siglos, los herreros siempre han recurrido a las fraguas para poder llevar a cabo sus tareas. Las fraguas de herrero permiten doblar y dar forma al metal según las necesidades del que lo trabaja. Sin calor no es posible doblar el metal como uno desea. 

Hoy en día existen varios tipos de tratamientos térmicos en el mercado, pero los predominantes son la estufa, la fragua, el alto horno y el horno. Sin embargo, incluso usted mismo puede construir su propia fragua, y el proceso es rápido, sencillo y nada complicado.

En esta guía, aprenderá cómo funciona una fragua, cómo construir una y recibirá algunos consejos para iniciarse en la herrería. 

¿Qué es una fragua y cómo funciona?

Una fragua es un tipo de fogón comúnmente utilizado por los herreros para calentar y dar forma a los metales. Se utiliza generalmente para calentar el metal y moldearlo en diversas formas, para finalmente convertirlo en herramientas y objetos. 

El metal es muy resistente y requiere altas temperaturas para forjar la forma deseada. La fragua suele ser una cuenca que cuenta con una entrada de oxígeno y una fuente de calor para calentar los metales a alta temperatura y facilitar su forma y moldeado. 

A lo largo de los años, el funcionamiento de las fraguas no ha experimentado muchos cambios y el concepto básico sigue siendo el mismo. En una fragua se utiliza una combinación de un flujo de aire, combustible y fuego. Durante su funcionamiento, el combustible sólido se enciende en el interior del hogar de la misma. Tradicionalmente, esto se conseguía con grandes fuelles, pero las fraguas modernas utilizan ventiladores para producir una corriente de aire. 

La fragua dispone de un tubo denominado tobera por la que entra el oxígeno. Cuando entra el oxígeno, aumenta la temperatura y la fragua arde a mayor temperatura. 

Debe alcanzarse una temperatura ideal en la que sea más fácil doblar el metal para darle diversas formas o en la que no se produzca el endurecimiento. Utilizando una fragua de carbón tradicional, tendrá que mantener continuamente el equilibrio adecuado entre el aire y el combustible durante su funcionamiento, pero las fraguas modernas de interior disponen de un ventilador y una chimenea para filtrar el humo. 

El uso más conocido de una fragua es para herraduras, pero una fragua puede utilizarse para fabricar muchos otros objetos, como vallas y puertas de hierro forjado. Esta tarea de dar forma al metal partiendo de una barra metálica lisa y creando un objeto decorativo sin utilizar un patrón requiere un alto nivel de destreza.

Los tres tipos más comunes de fraguas 

Existen fraguas de gas, eléctricas y de combustible sólido. La elección del tipo apropiado dependerá de su proyecto, del presupuesto y de la superficie de trabajo. Independientemente del tipo de fragua, ésta siempre constará de un hogar que permita calentar el metal. 

Fraguas de combustible sólido

Una fragua de combustible sólido será una opción perfecta para usted si dispone de un taller amplio, por lo que no necesitará moverla de sitio constantemente. Son fraguas que tienen un hogar más grande, lo que las hace más adecuadas para metales que tienen formas extrañas. A diferencia de las de gas, las fraguas de carbón no están cerradas, por lo que le resultará más fácil encontrar la mejor posición para calentar. 

Muchos herreros prefieren el carbón al carbón vegetal, ya que arde de forma eficiente y lenta. Incluso puede preparar su propio carbón encendiendo una hoguera y rociándola con agua. Después de que se seque por completo, podrá utilizar el carbón para forjar. 

Fraguas de inducción

Estas fraguas no funcionan con gas o combustible sólido, sino que utilizan una bobina de inducción para calentar el metal. Muchos herreros prefieren este tipo de fragua porque consume menos energía y permite controlar fácilmente el proceso de calentamiento. Ahora bien, su instalación puede resultar cara, dependiendo del acceso de la vivienda a la red eléctrica. 

La frecuencia de la fuente de alimentación varía entre 50 Hz y 200 Hz, lo que probablemente sea superior a la de la red eléctrica doméstica. En tal caso, es posible que tenga que instalar un nuevo transformador o disyuntor para cubrir la demanda de energía eléctrica. Las fraguas de inducción son idóneas para proyectos pequeños, siempre y cuando se disponga de suficiente energía eléctrica en casa. 

Fragua de gas

Las fraguas de gas son fáciles de usar. Además, el fuego que generan es uniforme, fácilmente controlable y limpio. El inconveniente es que el fuego tradicional del carbón tiende a mantener el calor durante más tiempo.

No obstante, es relativamente fácil construir una fragua de gas y los materiales que se utilizan son fácilmente asequibles. 

Cómo construir una fragua para trabajos de herrería

Construir una fragua casera es posible, sin duda alguna. Con esta guía, aprenderá cómo construir una fragua de combustible sólido que funciona con carbón vegetal ardiente y es perfecta para realizar objetos pequeños mediante soldadura. Esta fragua será perfecta para principiantes, pero a medida que adquiera más experiencia, podrá pasar a construir fraguas más grandes y sofisticadas. 

Todo lo que necesita para construir su propia fragua 

  • Una fuente de aire: puede ser un compresor de aire, unos fuelles o unos sopladores de manivela.
  • Carbón vegetal 
  • Una broca de 6 mm y un taladro eléctrico
  • Tubo de acero para suministro de aire
  • Arandelas, pernos y pernos M6 de 40mm
  • Bandeja metálica, por ejemplo de acero; puede utilizar una parrilla de barbacoa o algo similar 
  • Ladrillos refractarios aislantes
  • Mortero refractario de secado al aire
  • Ladrillo refractario moldeable para revestir la bandeja metálica (deje un orificio para el tubo de suministro de aire)

Encontrará más productos refractarios en la sección de Forjas

Mantenga un entorno de trabajo seguro

En primer lugar, al trabajar con una fragua, debe cumplir con las máximas normas de seguridad. Como mínimo, ha de llevar gafas y ropa de seguridad para proteger su cuerpo y evitar lesiones. 

Es sumamente importante que trabaje en un entorno bien ventilado para evitar la acumulación de monóxido de carbono. Le recomendamos encarecidamente que lo haga al aire libre siempre que sea posible. 

Si va a montar una fragua dentro de un garaje, asegúrese de que las puertas estén abiertas e instale un detector de monóxido de carbono. Si decide montar una herrería en un taller interior, infórmese lo máximo posible o llame a un profesional para que instale una campana extractora. 

Perfore un agujero 

Perfore un agujero en el centro de cada esquina de la bandeja de acero utilizando un cincel o un punzón. A continuación, utilice el taladro eléctrico y la broca de 6 mm para perforar por completo los orificios que acaba de marcar. 

Después, una las patas. Introduzca un perno M6 por cada orificio y fije una arandela y una tuerca. De este modo, conseguirá elevar la fragua del suelo y facilitará el aislamiento. 

Conecte el suministro de aire 

Ahora es necesario conectar el suministro de aire al tubo de acero. Para ello, haga un agujero en uno de los lados de la cuenca metálica. A continuación, inserte el tubo y asegúrese de que sobresalga unos 15 cm del orificio que acaba de taladrar.

La boquilla a través de la cual se introduce el aire en la fragua se denomina tobera. Esta fuente de aire proporcionará un exceso de oxígeno que permitirá que el carbón arda a la temperatura más alta. Asegúrese siempre de que la fuente de aire esté situada en el lateral de la fragua y no en la parte inferior, para que su uso resulte fácil y práctico. 

Si la tobera está situada en la parte inferior, se llenará de ceniza. También es conveniente tener el calor localizado y el carbón frío en lados opuestos. De este modo, podrá empujar el carbón hacia el lado más frío y disponer de una reserva de calor en el otro lado. 

Instale el suministro de aire 

Para que el oxígeno fluya continuamente, debe conectar la fuente de aire al tubo. Para ello, puede emplear fuelles, sopladores de manivela o compresores de aire. Algunas personas incluso prefieren utilizar secadores de pelo, pero debido a las insuficientes posibilidades de ajuste resulta difícil controlar el oxígeno que se bombea a la fragua. 

Si la anchura del tubo de suministro de aire elegido difiere de la tobera, deberá instalar un adaptador para ajustar el tubo a la anchura correcta. 

Aísle la fragua 

Cubra la bandeja con ladrillos refractarios moldeables y fije este material con un martillo alrededor del tubo de suministro de aire.

A continuación, aísle la fragua con una manta de fibra de cerámica y después aplique pintura refractaria de circonio por encima.

Prepare un montículo de carbón vegetal en la bandeja y la fragua estará lista para ser utilizada.

Añada combustible a su fragua 

Por último, encienda su fragua. Puesto que se alimenta con carbón vegetal, es muy sencillo hacerlo. Enciéndala como se enciende una parrilla de carbón y, a continuación, ponga en marcha el suministro de aire. 

Ya está listo para iniciarse en la herrería. Si es principiante, tómeselo con calma y no se embarque en proyectos complejos. En ese caso, es mejor que siga los consejos de un herrero profesional.

Consejos de herrería que debe conocer 

Si acaba de iniciarse en la herrería, pronto se dará cuenta de que hay varias herramientas, técnicas y términos con los que no está familiarizado.

Si bien la tecnología ha mejorado considerablemente, muchas de las técnicas y conceptos básicos de la herrería han permanecido inalterados. Estas técnicas se dividen en cuatro fases: calentamiento, sujeción, golpeo y moldeado. 

Fase 1: Calentamiento 

El primer paso en la herrería consiste en calentar el metal para cambiar su forma. Para conseguirlo, el metal debe calentarse a la temperatura adecuada, y ésta depende del metal que se vaya a utilizar, por ejemplo, metales ferrosos o no ferrosos.

Aquí encontrará más información sobre los puntos de fusión de los distintos metales.

La temperatura suele rondar los 400 grados Celsius /760 grados Fahrenheit. Durante el proceso de calentamiento, se utilizan habitualmente cuatro herramientas:

Fragua

Una fragua será su principal recurso para calentar materiales. Tan solo necesita combustible (carbón/propano) y calor para operar. Tradicionalmente, el carbón se utilizaba como principal fuente de calor, e incluso hoy en día muchos herreros prefieren utilizarlo, ya que genera calor rápidamente, pero genera mucha suciedad.

Hoy en día, el propano se ha convertido en una fuente de combustible muy popular, ya que es barato y relativamente limpio. 

Cubo de enfriamiento 

Este objeto se utiliza para depositar el metal. Generalmente, los aceites minerales se utilizan para facilitar el endurecimiento del acero gestionando la transferencia de calor. Asimismo, también ayudan a reducir la creación de gradientes no deseados, que a menudo provocan un aumento de la formación de grietas o deformaciones. 

Equipo de seguridad 

Cuando se trabaja en herrería, es esencial llevar equipo de seguridad, como gafas y un delantal de seguridad para protegerse de las brasas, las chispas y los metales calientes. 

Fase 2: Sujeción 

Al sujetar el metal, se utiliza una variedad de herramientas para mantenerlo inmóvil y para que el herrero pueda golpear y moldearlo. Algunos de estos objetos son: 

Tornillos de banco/Mordazas

Las mordazas y los tornillos de banco se utilizan para sujetar firmemente el hierro caliente mientras se gira, cincela o martillea. Estas herramientas están fabricadas para soportar altas temperaturas. 

Tenazas

Se utilizan para sujetar o levantar piezas de metal calientes. Por lo general, son de acero o hierro forjado y tienen bocas de agarre grandes, planas y lisas que no rayan los metales.

Fase 3: Golpeo 

En la herrería, no es tan importante golpear el metal con fuerza, sino golpearlo con precisión para conseguir la forma deseada. Para ello, existen diversas herramientas y accesorios que pueden ayudar como:

Martillos

Los martillos son una de las herramientas de herrería más comunes y los hay de diferentes estilos, formas y pesos para llevar a cabo una amplia gama de técnicas de manipulación del metal. Independientemente del tipo, se utilizan para golpear el metal en el yunque y forjarlo. 

Yunque

El yunque es una herramienta que se coloca debajo del objeto que golpea el herrero. Puesto que estos elementos deben ser muy duraderos para soportar una fuerza tremenda, suelen ser de hierro forjado o fundido. Hacen rebotar el martillo con una fuerza similar, lo que hace que la tarea sea menos agotadora. Hacen rebotar el martillo con una fuerza similar, lo que hace que la tarea sea menos extenuante.

Un yunque suele tener dos huecos: uno cuadrado, en el que se colocan numerosas herramientas, y el agujero que se usa para perforar. 

Fase 4: Moldeado 

La última fase incluye el proceso de dar forma al metal y, para conseguirlo, se utilizan tres fuerzas fundamentales: 

Granallado [Peening]

Se trata de aplicar fuerza para forjar el metal en una dirección específica o para extenderlo en varias direcciones. 

Recalcado 

Consiste en hacer fuerza en el extremo del metal para darle forma y añadir más volumen. 

Estirado 

Se trata de golpear repetidamente los cuatro lados de metal para extenderlo o estirarlo. 

Conclusión 

La herrería es una tradición milenaria que todavía se practica mucho hoy en día. Tanto si es usted un experto que desea tener su propia fragua como si es un herrero principiante, los pasos que se mencionan en esta guía son asequibles y fáciles de seguir para que pueda construir una fragua funcional que le será útil para fabricar todo tipo de objetos metálicos forjados. 

A medida que avance y adquiera más experiencia, podrá pasar a construir fraguas más grandes y sofisticadas para tareas más complejas. ¡Quizá incluso pueda abrir su propia herrería! En cualquier caso, con esta guía adquirirá un buen dominio de la fragua. 

Preguntas frecuentes 

¿Qué temperatura alcanza una fragua?

Eso puede variar mucho, pero la mayoría de los herreros trabajan con temperaturas medias de 1400ºC si optan por una fragua de carbón. Sin embargo, la temperatura puede variar en función del tipo de metal con el que se trabaja, el tipo de fragua y otros factores.

No todos los forjados requieren una temperatura muy alta y no todos los tipos de combustible son capaces de alcanzar temperaturas elevadas. 

¿Qué tipo de fragua necesito?

Esto dependerá de su proyecto y de sus capacidades para construir una fragua casera. Si dispone de una gran capacidad eléctrica y se dedica sobre todo a proyectos pequeños, las fraguas de inducción serán la mejor opción.

Por otro lado, si usted es un principiante, debería optar por las fraguas de gas, ya que son portátiles e ideales para proyectos más pequeños. Por último, las fraguas de carbón o combustible sólido son perfectas para proyectos más grandes y económicos. 

Cada una de ellas tiene sus ventajas y desventajas, así que asegúrese de investigar el tema a fondo antes de comprar una fragua.

¿Cómo se enciende una fragua?

La forma de encender una fragua depende de su tipo. Si se trata de una fragua de carbón, se enciende del mismo modo que una barbacoa. En cambio, las fraguas de gas necesitan un mecanismo de encendido: tendrá que utilizar un soplete de propano o un encendedor de chispa. 

¿Es posible construir una fragua casera?

¡Sí! Sin ninguna duda. Las fraguas de combustible sólido son baratas y solo necesitará unas pocas herramientas y materiales que fácilmente encontrará en su casa y garaje.

Para construir el hogar, que es el núcleo de la fragua, le servirá una parrilla de barbacoa. Por otro lado, las fraguas de propano son portátiles y constituyen una opción excelente para los herreros principiantes.

Previous article:
Next article:
Related posts
Puntos de fusión de los Metales
Puntos de fusión de los Metales
24 de noviembre de 2022
Edited Cargando...
Fundidor de metales casero
Fundidor de metales casero
17 de marzo de 2020
Edited Cargando...
Contáctenos
Copyright © 2023 Vitcas. All rights reserved.